Tecnología y educación unidos en el aprendizaje

on

En pleno siglo XXI, el aprendizaje sin tecnología resulta inconcebible. Nuevos métodos, dispositivos y aplicaciones llegan para revolucionar la adquisición de conocimiento en el mundo futuro.

Autora: María Melús Sierra.

La revolución tecnológica está avanzando a pasos agigantados y poco a poco se va introduciendo en todos los ámbitos de nuestras vidas incluido en el campo de la educación. La llegada de las nuevas tecnologías ha supuesto un enorme impacto tanto en el alumnado como en el profesorado, no solo porque enseña a los estudiantes las habilidades necesarias para sobrevivir en este mundo digitalizado, sino porque también facilita la enseñanza a muchos profesores.

Innovación y educación van de la mano

La educación también ha generado un importante impacto en las tecnologías. Se ha encargado de formar profesionales altamente cualificados capaces de desarrollar grandes innovaciones tecnológicas. “La innovación es una actividad que se nutre de personal altamente cualificado. Las personas más formadas pueden sacar un mejor aprovechamiento de las nuevas tecnologías” afirma Gregorio Giménez, profesor de Economía Aplicada en la Universidad de Zaragoza, experto en la relación entre educación, tecnología y crecimiento económico.

La historia nos ha demostrado en múltiples ocasiones esta afirmación. Martin Cooper,  pionero en el desarrollo de la telefonía móvil, era licenciado y doctor en ingeniería eléctrica. En 1973 inventó el móvil con la ayuda de un equipo de Motorola. Konrad Zuse diseñó el primer ordenador en 1942 y también era un prestigioso ingeniero alemán. Dos grandes inventores que han formado parte de la historia de la innovación tecnológica y que cuentan con una gran formación a sus espaldas.

Desigualdad en la dotación de innovaciones tecnológicas

Pizarras digitales interactivas, enseñanzas a través de Internet o impresoras 3D son algunas de las innovaciones tecnológicas que se han trasladado al ámbito educativo. Pero ¿llegan a todas las escuelas de nuestro país? Varios estudios, entre ellos el publicado en la prestigiosa revista Computers and Education por Marcos Fernández-Gutiérrez, Gregorio Giménez y Jorge Calero Is the Use of ICT in Education Leading to Higher Student Outcomes? Analysis from the Spanish Autonomous Communities, confirman que los alumnos que asisten a escuelas situadas en pueblos obtienen peores calificaciones de media que los alumnos de localidades más grandes.

Gregorio Giménez explica que estas variaciones podrían ser debidas a las diferencias existentes entre las dotaciones materiales y humanas de las escuelas urbanas y rurales. Los profesores que asisten a las ciudades tienen mayor experiencia y la cobertura a Internet es más deficiente en algunos pueblos. Las tecnologías no se reparten por igual, por lo que es muy importante tratar de subsanar estas limitaciones para que exista igualdad en la educación. Llevar las redes telemáticas hasta lugares que se encuentran más incomunicados o facilitar la movilidad de los profesores podrían ser algunas soluciones.

Ventajas e inconvenientes de la tecnología en la educación

Las nuevas tecnologías ofrecen numerosas ventajas que si sabemos aprovechar de manera eficiente pueden convertirse en un importante aliado en el aprendizaje. “Permiten una reducción importante en los costes de provisión de educación o permiten un aprendizaje más autónomo de los alumnos” Estas serían algunas de los beneficios de las tecnologías según Gregorio Giménez; si bien también advierte que la docencia con ordenadores, móviles o tabletas puede distraer a los alumnos, fomentar un aprendizaje menos creativo o incluso reducir la interacción humana. Por lo que la tecnología resultaría beneficiosa en la educación, pero sin abusar de ella confiando que sólo por su presencia ya se consiguen buenos resultados.

Las tecnologías nos facilitan nuestras vidas, y está claro que también ayudan al aprendizaje de muchas personas; pero si hay un campo en el que la tecnología es especialmente importante es en el de la educación especial. En este caso se minimizan y solventan muchas de las limitaciones o dificultades que tienen estos alumnos en su aprendizaje. Hay personas que sin estas ayudas tecnológicas estarían incapacitadas para adquirir nuevos conocimientos y gracias a ellas pueden alcanzar grandes logros.

“Los profesores, al final, lo son todo. Un mal profesor con un ordenador, seguirá siendo un mal profesor”, señala Gregorio Giménez. Y lo mismo podemos decir del alumnado, un mal estudiante no dejará de serlo por aprender con ordenador. Las nuevas tecnologías no van a solucionar el fracaso escolar, pero pueden ayudar a muchos niños a motivarlos y conectarlos con este nuevo mundo tecnológico.

 

Editores: Pilar Arruebo Pérez y Miguel A. Esteban

Comparte
Etiquetas

Últimas publicaciones

Mas como esto