Free Porn
1xbet وان ایکس بت 1xbet وان ایکس بت 1xbet وان ایکس بت 1xbet وان ایکس بت 1xbet وان ایکس بت 1xbet وان ایکس بت 1xbet وان ایکس بت 1xbet وان ایکس بت 1xbet 1xbet

«’My policeman’, tres corazones rotos» por Alexia Pavón

on

Un joven policía de Brighton empieza una relación con otro hombre en los años 50. Para encubrir este amor prohibido por la ley, el policía se casa con una mujer profundamente enamorada de él. Una dolorosa historia de amor a tres bandas llena de mentiras, injusticia y corazones rotos. Está basada en la novela homónina de Bethan Roberts.

Tom Burgess (Harry Styles) comienza a trabajar como policía en 1957. En ese mismo año conoce a Patrick (David Dawson), el encargado del museo de la ciudad. Enseguida surge una conexión entre ellos que deriva en una inevitable atracción. A pesar de su reticencia inicial, Tom acaba asumiendo su amor por Patrick, pero no puede permitir que las autoridades lo descubran. Como tapadera, decide casarse con Marion (Emma Corrin), una mujer que siempre ha estado enamorada de él. Así, Tom comienza a llevar una doble vida. Por las mañanas hace de marido perfecto con Marion y, por las noches, se dedica a sus verdaderos sentimientos. Todo esto a la vez que los tres forjan una bonita amistad.

La historia también nos transporta cuarenta años más tarde. Marion y Tom siguen casados pero ya no viven en Brighton. Su matrimonio es frío, monótono y ambos son infelices. Por razones que hasta el final de la cinta desconocemos, Marion decide acoger en su nuevo hogar a un viejo y marchito Patrick. Tras sufrir un fuerte ictus, ya no puede valerse por sí mismo y necesita vivir en un sitio donde sea atendido. Tom recibe muy mal esta noticia y se niega a tener cualquier tipo de relación con él. Mediante flashbacks del pasado, vemos cómo era su relación cuarenta años antes y qué pasó hasta llegar al punto en el que se encuentran.

Este recurso en el que un personaje ya mayor te cuenta su historia de joven ha sido muy utilizado en películas románticas, como El diario de Noa. Funciona muy bien en pantalla ver las escenas de juventud como si fueran flashbacks o recuerdos y, al volver al presente, entender la situación. En este caso, se juntan los recuerdos de Marion con las palabras que ella misma lee en el viejo diario de Patrick. Así, el espectador conoce ambas partes de la historia y empatiza con todos los personajes.

Los tres actores principales nos regalan una brillante actuación. Hay que destacar el papel de Harry Styles como “el policía”, la figura principal de la historia. Su personaje tiene una gran carga emocional por sus dudas, sus sentimientos contradictorios y por el amor que está obligado a reprimir. El cantante lleva a cabo la difícil tarea de transmitir todas esas emociones con su mirada, sus gestos y sus actos. Lo consigue hacer y de una manera muy creíble, profesional y emocionante. Sobre todo, teniendo en cuenta que hasta ahora es tan solo la segunda película, después de No te preocupes querida, en la que tiene un papel principal.

También destaca el trabajo de quienes interpretan a Tom (Linus Roache), Marion (Gina McKee) y Patrick (Rupert Everett) cuarenta años más tarde. Su actuación es incluso más compleja ya que en ese momento se produce el desenlace de la historia tras años consumidos por el dolor. El parecido físico de los actores con sus versiones de juventud no es precisamente acertado, pero no es relevante. Conservan la esencia del personaje y nos dan escenas donde lo único que importa son los sentimientos que transmiten, no su apariencia.

Desde su lanzamiento, la película ha sido muy comentada. No solo por contar con Styles, uno de los artistas más famosos del momento (que también) sino por la época histórica que abarca y la denuncia social. La represión policial británica de los años 50 a personas homosexuales y otros colectivos es otro de los temas que sigue dando de sí en el cine. A muchos espectadores les gusta consumir este género dramático que, aunque no es precisamente original, sigue emocionando. Está claro que las tramas en las que hay personajes que se ven obligados a enfrentarse a determinadas injusticias nunca pasarán de moda.

My policeman no es una película épica que la mayoria de la gente vaya a recordar. Es muy probable que con el tiempo solo la recuerden los fans de Harry Styles. Aun así, es una historia simple pero bonita, unos personajes bien representados y un desenlace con el que se escapa alguna lágrima que otra.

FICHA TÉCNICA

Título: My policeman

Adaptación: Libro My policeman de Bethan Roberts

Dirección: Michael Grandage

Actores principales: Harry Styles, Emma Corrin, David Dawson, Linus Roache, Gina McKee, Rupert Everett

Duración: 114 minutos

Exhibición: Amazon Prime Video

País de producción: Reino Unido

.

Autora: Alexia Pavón @aleexiaparr [Instagram] @alexiaparroyo [Twitter] @entreredes.uz [Instagram]

Editora: Ingrid Monreal

Redactora jefa: Alexia Pavón

Coordinador: Víctor Lope Salvador

Comparte
Etiquetas

Últimas publicaciones

Mas como esto