Free Porn
1xbet وان ایکس بت 1xbet وان ایکس بت 1xbet وان ایکس بت 1xbet وان ایکس بت 1xbet وان ایکس بت 1xbet وان ایکس بت 1xbet وان ایکس بت 1xbet وان ایکس بت 1xbet 1xbet

IA: La nueva “revolución” de las máquinas

on

En la actualidad, la tecnología y las inteligencias artificiales (IA) se han convertido en elementos clave en la vida cotidiana de las personas. Desde la forma en que nos comunicamos, hasta la manera en que consumimos productos y servicios, la tecnología ha cambiado radicalmente la forma en que interactuamos con el mundo que nos rodea. En este artículo, exploraremos algunas de las formas en que la tecnología y las IA están transformando nuestra sociedad, y analizaremos la importancia de su papel en el mundo actual.

Esta entradilla podría haber servido para comenzar cualquier texto periodístico firmado por un redactor de un medio digital cualquiera. En ese caso, habría sido trascendente, genérica y olvidable. Pero lo sorprendente es que este párrafo no ha sido redactado por ningún periodista. Ni siquiera por un humano. Por sorprendente que parezca, es puramente digital, robótico: fruto de una máquina sin consciencia.

 

El equipo detrás de OpenAI. Fuente: OpenAI

 

Este texto ha sido creado por Chatgpt, una inteligencia artificial desarrollada por la compañía estadounidense OpenAI que ha revolucionado Internet y el mundo de la comunicación en las últimas semanas. Su funcionamiento es simple: se trata de un chat (similar al de atención al cliente de ciertas empresas) que responde a tus preguntas, escribe lo que deseas y te aconseja si lo necesitas. A pesar de estar originalmente en inglés, responde correctamente en idiomas como el castellano. La clave de su éxito radica en que ha sido entrenado (y sigue) gracias a miles de usuarios, de los cuales ha recopilado el lenguaje utilizado por ellos y los textos redactados para ir mejorándose a medida que pasa el tiempo. Es decir, cada día que pasa se vuelve más completo. Cuenta con más de 170 millones de parámetros, y su algoritmo no para de crecer.

Por ejemplo, si necesitas inspiración para escribir un poema corto sobre la nieve en invierno, Chatgpt te ofrece el siguiente: 

La nieve cae en el invierno,

blanca y pura como un sueño.

Cubre la tierra con su manto,

transformando el paisaje en encanto.

Si, por el contrario, quieres saber cómo decirle a tu pareja que vas a dejar tu trabajo, te expone toda una carta de declaraciones, con consejos realmente útiles: “Sé que esto puede tener un impacto en nuestras finanzas y en nuestro estilo de vida, pero estoy seguro/a de que podemos hacer frente a cualquier desafío que se nos presente juntos”. Es incluso capaz de recordar una conversación pasada y contextualizar tus mensajes.

El avance de Chatgpt ha sido meteórico en las últimas semanas, llegando rápidamente a múltiples ámbitos de nuestra sociedad. Uno de ellos es el educativo. El potencial de la IA ha permitido que muchos alumnos utilicen este chat para corregir textos, realizar sus tareas o incluso aprobar exámenes, lo que ha causado que varias escuelas de Nueva York y Los Ángeles prohíban su uso, alegando un impacto negativo en el aprendizaje y el pensamiento crítico de los jóvenes. Incluso, ha sido capaz de aprobar el examen de licencia médica de EEUU (compuesto por 3 pruebas de nivel experto), sustituyendo así a al menos unas 300 horas de estudio promedio que realizan aquellos que se presentan únicamente a la primera prueba. El resultado fue un acierto de más del 60%.

El éxito ha hecho que, en cuestión de poco tiempo, surjan diversas alternativas que pretenden emular a Chatgpt. Una de las más conocidas es Bard, la opción desarrollada por Google al verse presionado ante la popularidad de la herramienta de OpenAI. Está basada fundamentalmente en un prototipo experimental del gigante tecnológico que no salió de la fase de prueba en su momento, pero que ha sido perfeccionado por el temor a que el liderazgo de su archiconocido buscador se tambalee. Fue presentada el 7 de febrero, con la diferencia de que esta estará constantemente conectada a Internet para ofrecer información sobre la actualidad, a diferencia del funcionamiento de Chatgpt, que no posee esta opción. También, está integrada dentro del propio buscador de Google, por lo que no es independiente al programa original.

La nueva “carrera espacial” por el chat inteligente ha generado grandes debates en redes, creando tanto amigos como enemigos. Frente al peligro por plagio escolar que vaticinaban las escuelas estadounidenses, hay quien ve en ellas una herramienta para potenciar la creatividad humana y cambiar definitivamente un sistema educativo basado en la memorización.

El arte tampoco escapa: La revolución de DALL E 2 y Midjourney

Es bien sabido que, a lo largo de la historia, el arte ha ido poco a poco democratizándose: es decir, se ha vuelto cada vez más accesible. Prueba de ello es el cambio que sufrió cuando se crearon los pigmentos sintéticos, haciendo que para conseguir una tonalidad de púrpura en un cuadro no tuvieran que machacarse cientos de caracoles marinos. También, con la irrupción de la fotografía, que conseguía en unos pocos segundos lo que a alguien como Velázquez le costaría semanas: hacer un retrato de la realidad. Esto hizo que el arte tuviera que distanciarse de la representación fidedigna del mundo y moverse por otros caminos mucho más experimentales, y a esta “crisis” habremos de agradecerle el surgimiento de nombres como Picasso, Kandinsky, Dalí…

Lo que es indudable es que el arte está viviendo una auténtica revolución, y, las protagonistas son, de nuevo, las inteligencias artificiales. Concretamente las dos más populares: Dall-E 2 y Midjourney, que han llevado al extremo las posibilidades de accesibilidad al arte y a los límites de la creatividad humana. Su funcionamiento, como Chatgpt, es muy sencillo: basta con indicar qué quieres que dibuje, en qué estilo y con qué parámetros.

Por ejemplo, si queremos ver a un perro de raza Shiba Inu realizando un trabajo periodístico, Dall-E 2 construye esta simpática imagen.

 

Fuente: Dall-E 2

A raíz de ella, podemos jugar con los diferentes parámetros que ofrece esta inteligencia artificial propiedad de OpenAI (que ya comienza a erigirse como punta de lanza de la revolución tecnológica). Así, podemos pedirle que dibuje un gato egipcio al estilo de Van Gogh (izquierda) o Warhol (derecha).

 

Fuente: Dall-E 2

La otra gran IA artística del momento es Midjourney, creada por el laboratorio homónimo y que opera vía Discord (una red social basada en los foros y el chat: escrito y de voz). Fue lanzada al público en julio de 2022, y se caracteriza por un toque más realista frente a la anterior y una capacidad mayor de generar imágenes grandes. Es tan realista que, en unos pocos meses de vida, ya ha conseguido engañar a críticos y usuarios. Concretamente, en la Feria Estatal de Colorado, una obra creada por Midjourney ganó el primer puesto en la categoría de Artes Digitales y Fotografía con Edición Digital. Junto a esta, otras similares se han alzado con la victoria incluso en concursos de fotografía.

Esto ha avivado la polémica sobre si las inteligencias artificiales quitan el trabajo a artistas que de verdad realizan sus obras con pasión y tiempo. Varios creadores artísticos están utilizando plataformas de arte como ArtStation para lanzar campañas digitales contra estos programas. En Twitter, hashtags como #noai o #supporthumanartists (“apoyar a artistas humanos”) son utilizados por ilustradores para reivindicar su trabajo tradicional. Además, existen denuncias por supuesto uso ilícito de obras de artistas reales para “alimentar” el algoritmo de estas IAs.

Por el contrario, hay quienes ven en estas plataformas una oportunidad para impulsar la creatividad y permitir a todos crear arte como siempre habíamos soñado: “El cambio, el progreso, y el avance tecnológico es inevitable, quejarse y protestar de esa forma no cambiará nada. El mundo es lo que es hoy por el progreso tecnológico”, comparte el usuario @YuuIkari en Twitter.

Tan solo a unos meses (en algunos casos ni eso) de su lanzamiento, las inteligencias artificiales han sembrado ya la polémica, el miedo y la esperanza en cientos de internautas y empresas a nivel mundial. Quienes temen a las negativas consecuencias de esta tecnología y aquellos que la justifican como punta de lanza del progreso conviven en un ecosistema en el que, si hay algo claro, es que se ha sembrado una auténtica revolución. Veremos hacia donde germina.

 

Autor: Eduardo Ramírez

Comparte
Etiquetas

Últimas publicaciones

Mas como esto