Entremedios > Entrevips > Salaverría, experto en ciberperiodismo: “El trabajo de un profesor no se diferencia mucho del de un periodista”

Salaverría, experto en ciberperiodismo: “El trabajo de un profesor no se diferencia mucho del de un periodista”

Comparte

Sheila Peñalva entrevista a Ramón Salaverría, profesor de la UNAV y experto en ciberperiodismo

El ciberperiodismo y  los medios digitales centran su línea de investigación. Ramón Salaverría lleva más de 20 años como profesor en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra, donde dirige el Center for Internet Studies and Digital Life. 

Salaverría no entiende su docencia sin la vinculación con la actividad investigadora, porque, según afirma, el docente debe estar en constante proceso de aprendizaje y búsqueda de novedades. Considera que una de las principales cualidades del buen profesor es la reflexión sobre las buenas formas de dar a conocer aquello que se desea trasmitir y el cariño por los alumnos.

“El papel del docente actual no radica en sentar cátedra, sino en el papel de guía que acompaña, estimula e incentiva a los alumnos”, afirma Salaverría.

Ramón Salaverría, experto en el ciberperiodismo y en los medios digitales
Ramón Salaverría, experto en el ciberperiodismo y en los medios digitales. Fuente: www.salaverria.es

A pesar de ser un docente cuyas asignaturas están vinculadas a las tecnologías, apenas las utiliza durante las clases. En esta entrevista, el vicedecano de Investigación de la Universidad de Navarra y experto en ciberperiodismo explica el sistema de enseñanza que utiliza para captar la atención de los alumnos y fomentar el aprendizaje en el aula.

¿Siempre pensó dedicarse a la enseñanza universitaria?

No. Para mí fue una sorpresa. Yo tengo una vocación periodística absoluta. Trabajé durante unos cuantos años como periodista.

Nunca me había plateado ser profesor o investigador. Pero, por circunstancias de la vida, me vi haciendo una tesis doctoral y, al mismo tiempo, empecé a dar clases. En ese instante, me di cuenta de que disfrutaba mucho impartiendo docencia.

En realidad, el trabajo de un profesor no se diferencia mucho del de un periodista. Las dos cosas van íntimamente ligadas y me producen gran satisfacción profesional. El público objetivo tiende a ser más reducido en el caso del profesor.

Me gusta enormemente la investigación y entiendo que tiene que ver con mi vocación periodística por descubrir cosas para luego darlas a conocer. La docencia no era una vocación, pero se ha convertido en una profesión de la que disfruto mucho.

¿De quién aprendió sus técnicas docentes?

Aprendí algunas técnicas didácticas por admiración a mis grandes maestros. Tuve el privilegio de tener profesores de primerísimo nivel y traté de parecerme a ellos. Además de que mi trabajo como periodista de radio me supuso un aprendizaje magnífico que luego apliqué en la docencia.

En la radio desarrollé algunas destrezas para explicar conceptos con precisión, con calidad y con interés. El periodismo también me permitió medir bien el tiempo y ajustar el discurso. Cuando era periodista de radio tenía diez minutos para explicar un tema.

¿Qué sistema de enseñanza le funciona mejor en sus clases?

El formato de clase magistral. Este sistema de enseñanza debe ser entendido como una interacción continua y no como un monólogo del docente. Mis clases son una constante invitación a participar, a plantearse cuestiones y a intervenir.

En muchas ocasiones soy un simple moderador del debate y, a partir de ahí, voy perfilando los conceptos y analizando las cuestiones. He tenido clases teóricas, prácticas y ahora estoy teniendo sesiones a distancia, a través de distintos formatos online. Pero, desde luego, la conexión que se siente en una clase en la que uno está en directa comunicación con los alumnos no la he percibido en otro soporte.

¿Es imprescindible la tecnología para garantizar la calidad de su docencia?Redes sociales y ciberperiodismo

Siempre que sea bien utilizada. El planteamiento de “me he hecho un Power Point” está absolutamente superado. En muchas ocasiones, lamento el uso que hacen muchos profesores de esta técnica.

Hay gente que, al dar una clase, está insegura y piensa que se puede quedar en blanco y rellena un Power Point de manera absurda, con una cantidad enorme de datos y de referencias. Lo último que se me ocurre es utilizar las diapositivas como una coraza.

Entonces, ¿cómo utilizar un Power Point?

Un Power Point debe ser más alegórico que enunciativo. Por ejemplo, los alumnos que no han asistido a mis clases son incapaces de entender mis presentaciones visuales porque apenas hay palabras. Siempre utilizo conceptos alegóricos y de ahí desarrollo explicaciones con motivo de debate. Ese es el tipo de discurso que hago en mis clases, además de otros recursos audiovisuales y de redes sociales como Twitter.

¿Qué opina de las técnicas de ludificación en la universidad?

Las dinámicas de ludificación tienen un gran componente motivacional y pueden generar una inclinación hacia la participación activa, pero te hacen perder los matices del “sí pero…”. Este tipo de técnicas pueden tener sentido para determinados fines, pero no como mecánica ordinaria de comunicación en el ámbito universitario. Considero que la ludificación infantiliza la enseñanza universitaria. Aunque creo que pueden ser muy útiles en determinados contextos como técnica didáctica complementaria y que pueden encajar muy bien en las materias en las que es conveniente tomar decisiones.

¿Es partidario de utilizar la gamificación en sus clases?

No necesito contar con este tipo de recursos. Las mecánicas de la docencia más convencionales tienen buen encaje en mis clases. Con la conversación y algunos recursos audiovisuales me basta. He tenido la oportunidad de usar Plickers y otras aplicaciones de análisis estadísticas en clases como Kahoot, pero me parece que más que dinamizar el trabajo, en muchos casos, a mí me resulta poco eficiente y le veo limitaciones. Por ejemplo, en el ámbito de la redacción periodística no es algo tan definido como las matemáticas, porque está sujeto a la discrecionalidad. En las Ciencias Sociales las respuestas deben ser argumentadas. Me parece que lo propio de lo universitario es el matiz en la discusión.

¿Cómo consigue motivar a sus alumnos?

Intento motivarlos en clase y fuera de ella. Ahí está el desafío del docente.

La interacción con los alumnos es fundamental para acompañarlos en sus procesos de aprendizaje. En las tutorías y a través de las redes sociales comparto contenidos y referencias para interactuar con ellos. Aunque después de 22 años como profesor, he aprendido que, muchas veces, es imposible motivar a ciertos estudiantes. Solo se puede motivar a los alumnos que desean ser motivados.

¿Qué sistema de evaluación utiliza en sus clases?

Para mí, cada vez son menos importantes los modelos clásicos de evaluación como, por ejemplo, el examen. Tiene mayor importancia la actividad constante y los diversos trabajos de los estudiantes.

De hecho, este año, en una asignatura que he empezado a dar, voy a hacer una cosa que no he hecho nunca. Habrá examen, pero será con libro y con ordenador. El hecho de que los alumnos tengan los materiales a su alcance no garantiza que hagan una buena reflexión. La buena reflexión viene de las cualidades personales e intelectuales.