Entremedios > Entrelíneas > Javier Vázquez Ezcurdia, autor de Tango para una asesina: “Tienes que tener el alma necesaria para darle vida al libro”

Javier Vázquez Ezcurdia, autor de Tango para una asesina: “Tienes que tener el alma necesaria para darle vida al libro”

Texto: Paula Gracia Juano.

Javier Vázquez Ezcurdia es escritor y periodista. Le gusta contar historias en la radio, en libros, en la tele y también en el teatro. Estudió Ciencias de la Información en la Universidad de Navarra a la vez que se formó en el grupo de teatro universitario.

En radio, ha formado parte de Cadena COPE Aragón, Radio Zaragoza Cadena SER y, desde 2006 lleva las riendas del programa Escúchate en las tardes de Aragón Radio.

Es autor y director artístico de la ficción sonora Y si fuera posible amar, que actualiza la historia de los amantes de Teruel, así como del serial Los misterios de la Vega. Ha escrito las obras teatrales Entretelas, La última oportunidad, Ácaros, La víspera de Navidad y Un señor de traje gris, que llegó a representarse en Rusia. Su obra 1+1 fue la ganadora del II Certamen de microteatro de Horeca. Ha publicado los libros infantiles Cuatro cuentos rusos y El escondite ultrasecreto y acaba de publicar Tango para una asesina, su primera novela.

P: ¿Cómo comenzó su aventura de escribir?

R: Fue hace mucho tiempo porque realmente he escrito desde siempre. Yo tengo muchas facetas y una de ellas es la del teatro. Cuando estaba representando con el grupo de teatro universitario donde yo empecé a formarme en la interpretación, me surgió la necesidad de contar historias y fue ahí cuando empecé a escribir. En ese caso era más dramaturgia y obras de teatro, pero ahora por fin ha llegado una novela, que era algo que me pedían los lectores, sobre todo los lectores adultos que habían leído mis obras de teatro.

P: ¿A qué escritor o escritores tiene como referentes?

R: Como autores teatrales, me encantan Lope de Vega y Cervantes. Ya que he escrito una novela de detectives, me gusta mucho reivindicar el papel de Agatha Christie. Es una escritora que parece que siempre ha hecho literatura de consumo, pero de alguna manera era una mujer adelantada a su tiempo, una mujer que creaba personajes muy interesantes y que es la reina indiscutible del misterio. Autores contemporáneos que me gustan mucho son Andrés Neuman, Alejandro Palomas, Carme Chaparro en novela negra, Susana López Rubio o Ramón Campos.

P: ¿Qué ha sido lo más complicado a la hora de crear esta novela?

R: El mayor problema ha sido realmente la falta de tiempo. Yo necesitaba volver a leer lo que ya llevaba escrito antes de seguir escribiendo para no traicionarme a mí mismo.  El trabajo en la radio, las cosas del teatro y las presentaciones me quitaban mucho tiempo y tenía que ir escribiendo solamente los fines de semana o cuando volvía por la noche a casa. Llegó un momento en que tenía ya un volumen grande de páginas, entre ciento cincuenta y ciento setenta que era imposible que volviese a leer todo antes de poder seguir escribiendo. Por ello decidí dejar la novela parada, llegar a las vacaciones de verano e invertirlas enteras, salvo cinco días en la playa, en releerlo todo y a partir de ahí seguir escribiendo. Este verano dedicó entre ocho horas y media y nueve horas todos los días a escribir.

P: ¿Se ha basado en alguien o algo para crear los personajes de esta obra?

R: No realmente. Lo que he buscado han sido arquetipos de la época, personajes que perfectamente podían haber existido, pero son todos ficción. Lo que hay son rasgos de otros personajes que no me he planteado yo retratarlos, pero me he dado cuenta de que al final ha salido así. Por ejemplo, la protagonista, Mercedes, yo sabía que tenía que ser cupletista. Muchas de las cupletistas de aquella época eran aragonesas que marcharon a Barcelona porque era uno de los grandes centros de la variante de esos teatros, y triunfaron. Yo quería que Mercedes hubiese sido una gran emperatriz de los teatros, pero como era detective tenía que volver y acabó en la pensión de su tía. Su tía tiene mucho parecido a mi abuela Teresa, pero no es mi abuela, simplemente tiene rasgos de ella porque el hecho de que cante una jota para pedir el tiempo, que esté siempre de buen humor, que sea muy teatrera…  Realmente hay rasgos, hay nombres de personas reales que no tienen nada que ver con los reales. Hay apellidos que se los he robado a amigos míos o nombres que he combinado con pequeños guiños a personas que no se van a sentir retratadas, pero sí sentirán un guiño del argumento de la novela. Sí hay algunos personajes reales que aparecen en la novela, pero sus actos están totalmente ficcionados, nada de lo que hacen en la novela ocurrió probablemente en la realidad. Es un juego constante entre la ficción y la invención para darle mucho más realismo.

P: ¿Tiene alguna manía o ritual a la hora de sentarse a escribir?

R: Normalmente no. Es básicamente tiempo y silencio. Las condiciones que necesito son bastante normales. Por ejemplo, cuando voy por la calle con el teléfono móvil y se me ocurre una idea, para que no se me olvide empiezo a escribir el boceto y cuando llego a casa, lo paso al ordenador.

P: ¿Se puede aprender a escribir con la formación adecuada o es un valor con el que se nace?

R: Yo creo que realmente para escribir tienes que tener vocación, tienes que tener ganas de contar una historia. Se puede aprender la manera de escribir, pero también creo que hay personas que tienen una habilidad especial para contar leyendo, para contar narrando, para contar actuando. De todo en la vida se puede aprender, pero tienes que tener el alma necesaria para darle vida a lo que cuentas en el libro. Si no pones alma, eso no va a transmitir y no vas a conectar con el destinatario.

P: ¿Está trabajando en una nueva historia?

R: La gente se ha leído muy rápido Tango para una asesina y me han pedido una segunda parte. Estoy escribiendo ya una nueva aventura en la que van a aparecer de nuevo algunos de los personajes y esa Zaragoza del siglo XX. Lo que no sé es el tiempo que tardaré porque estoy intentando también hacer otros proyectos, pero está en camino. Estoy investigando mucho y escribiendo los primeros capítulos.

P: ¿En qué se fija a la hora de escoger un libro?

R: A la portada no le suelo hacer mucho caso, pero sí es cierto que tiene un componente visual cuando no tienes una idea prefijada. A mí lo que me pasa es que suelo ir buscando ya lo que quiero, soy muy fiel a los escritores de cabecera, voy mucho por rachas y cuando se me cruza un autor siento que me tengo que leer todo lo que ha escrito. Me gusta mucho buscar los clásicos, cuando no sé qué hacer y entro en una librería, leo la contraportada, es un flechazo cuando no vas buscando nada en concreto.

Entradas relacionadas

Comentar


Warning: call_user_func_array() expects parameter 1 to be a valid callback, function 'rit_additional_fields' not found or invalid function name in /var/www/html/wp-includes/class-wp-hook.php on line 287

shares