Un viaje desde Zaragoza a El país de Nunca Jamás

on

– Texto e imágenes de Cristina García y Celia Andreu –

El musical de Peter Pan ha llegado al Teatro Principal de Zaragoza para llevarnos a El país de Nunca Jamás. Acompañados de Peter, Wendy, John y Michael el público se ha transportado a su infancia y, con ayuda de la música, tanto mayores como pequeños han aterrizado en un mundo de fantasía y realidad.

Y, con el público, también hemos viajamos nosotras. Desde la cuarta fila escuchamos el tintineo de campanilla, vemos a Peter Pan recuperar su sombra y a Garfio enfadarse con su característico mal humor. Tootles y el resto de niños perdidos aparecen en escena para poner voz a aquellos pequeños “que se caen del cochecito a pasear cuando la nana está mirando hacia otro lado”.

Volamos en una historia que es la de siempre, pero con una visión diferente. La música nos permite acompañar a Peter Pan y a los demás en su vuelo hacia Nunca Jamás de manera más dinámica, y hace partícipe al público. A la voz de los protagonistas se suma la del público, que a través de las canciones siente como suyo el vuelo de Wendy y sus hermanos.

Un viaje juntos en sentido literal porque el Sr. Smee aparece entre las butacas e invita a los más pequeños a subir al escenario. El fiel -y torpe- compañero de Garfio los puso a prueba: «¿Seréis niños perdidos?» Y, así, entremezclando nervios y risas, los voluntarios se convierten en un personaje más.

Una hora con los actores antes de la representación

Una hora antes de que comenzara el espectáculo, tuvimos la oportunidad de conocer más a fondo a la protagonista de nuestra historia para descubrir las entrañas del musical. Entre piratas, actores y vestuarios diversos, la actriz que interpreta a Peter Pan, Silvia Villaú, nos desveló cómo es su trabajo y de qué manera lo vive ella. Peter Pan es un personaje que nunca pasa de moda y que para Silvia Villaú tiene un mensaje claro: “Es muy importante que nunca perdamos esa inocencia que llevamos dentro. Es bueno que salga a flote, que no la tengamos retraída, que no perdamos esa ilusión”.

No solo para el público es un viaje a la niñez, para los actores también. Como explica la protagonista, “durante las dos horas que dura el musical te evades y vuelves a ser niño otra vez”. Es un musical repleto de valores familiares, maternales, de amistad y de amor, que son importantes en cualquier etapa de la vida.

Para Silvia ha sido todo un reto interpretar a “un niño chico”, pero tras 14 años representándolo ha conseguido meterse por completo en la piel de Peter Pan. “Al principio me costó, porque soy mujer y bailarina, y queramos o no los movimientos, la posición de las manos y de los pies son diferentes, pues somos de otra manera. No era consciente de todo lo que tenía que cambiar físicamente, además de la voz hablada y cantada”.

“Es muy importante que nunca perdamos esa inocencia que llevamos dentro”

La artista empezó a cantar y bailar a los 3 años y, aunque estudió Periodismo, siempre ha sabido que su futuro estaba en los escenarios, “es lo que me llena el corazón”. Un musical requiere muchas cualidades, dominar muchas disciplinas diferentes. Los intérpretes son los atletas del teatro y como explica Silvia “para subirte a un escenario tienes que estar abierto a todo y dejar que las ideas fluyan”.

Este domingo 26 de diciembre es la última representación, y aquí puedes comprar las entradas.

Comparte
Etiquetas

Últimas publicaciones

Mas como esto