Entremedios > Entrelinks > Radar Covid, la antena de la nueva pandemia

Radar Covid, la antena de la nueva pandemia

Los gobiernos han desarrollado aplicaciones de rastreo de casos de COVID-19, aunque el debate sobre la privacidad y las pocas descargas eclipsan los primeros meses de uso.

La tecnología aplicada al control de la salud personal ha revolucionado nuestro día a día. Se han desarrollado teléfonos móviles capaces de monitorizar nuestras constantes y hábitos físicos, configurar nuestra ficha médica, dar consejos de salud personalizados o incluso avisar a las emergencias sanitarias en caso de accidente. El aporte de esta tecnología al grave problema que vivimos puede jugar una pieza clave para vencer al virus que arrasa el planeta desde enero.

El Gobierno de España ha invertido 330.000 euros para crear la aplicación para dispositivos móviles de descarga gratuita Radar Covid, que alerta al usuario mediante una notificación si en los catorce días anteriores ha estado expuesto a un contacto epidemiológico. Los positivos por PCR reciben un código que introducen en la app de su teléfono, que envía alertas anónimas a través del bluetooth. Radar COVID genera informes en los móviles del entorno con la app instalada, que advierten si ha existido exposición de riesgo, pero sin revelar la identidad ni el momento y el lugar en el que se ha producido la exposición.

En la actualidad hay 13 autonomías ya integradas en Radar Covid, pero todavía no está operativa en todas. Cataluña se resiste a su uso porque prioriza hacer un censo de universitarios y realizar tests de antígenos, pero se espera su pronta puesta en marcha. La Comunidad de Madrid, tras varias semanas de pruebas, ha implantado Radar Covid en toda la región este jueves. La efectividad de la aplicación depende de que su uso se extienda lo más posible por toda España.

APLICACIONES DE RASTREO MÁS ALLÁ DE NUESTRAS FRONTERAS

Alemania, Finlandia, Noruega y Francia también han implantado aplicaciones similares, siguiendo a países pioneros como Corea del Sur y China. La Comisión Europea está desarrollando una aplicación de rastreo a nivel europeo, que se ensaya en Estonia, Dinamarca, Holanda y Polonia.

Corea del Sur representa el éxito de estas aplicaciones, que han guiado la realización de PCR masivas a sospechosos de haber tenido contacto con infectados. Según elDiario.es, la incidencia por cada 100.000 personas de 813 casos se rebajó con su implantación a 114 en 12 días, a comienzos de marzo. A diferencia de Radar Covid, la aplicación Self-quarantine safety protection requiere los datos personales y en algunos casos utiliza la geolocalización e incorpora un canal de comunicación médico-paciente.

En el caso de China, origen de la pandemia, se emplea Health Kit, un programa que, tras insertar los datos solicitados, indica tu estado de salud con un código de colores. Es similar a un pasaporte necesario para entrar a cualquier edificio oficial o tienda del país. En algunas zonas del país, la aplicación es obligatoria para usar el transporte público.

EL DEBATE PRINCIPAL DE ‘RADAR COVID’: ¿LIBERTAD O SEGURIDAD?

El ejemplo de Corea del Sur muestra la utilidad de estas aplicaciones de rastreo en el control de la pandemia. Sin embargo, las organizaciones de consumidores cifran en tan solo un 14% la población que ya se la ha descargado en España, según ABC. En la actualidad una gran parte de la población no quiere instalarla bajo ningún concepto. La ciudadanía se pregunta si estas aplicaciones respetan la privacidad y son seguras.

Radar Covid no demanda ningún dato personal, tan solo necesita que el usuario tenga activado el bluetooth. El anonimato es absoluto porque no requiere ni de internet ni de red telefónica. Los códigos y el funcionamiento de la aplicación se han hecho públicos como ejercicio de transparencia. Los expertos afirman que “no necesita ni micrófono ni cámara ni localización, a diferencia de las redes sociales”.

En España su uso no es obligatorio y se deja la decisión final en manos de cada persona. No obstante, en otros países ya se ha legislado para que el uso de este tipo de aplicaciones sea obligatorio.

¿Debemos sacrificar la libertad individual por la seguridad colectiva? ¿Debemos renunciar a la seguridad por la libertad? Estas aplicaciones sanitarias intentan salvaguardar ambas, pero está por ver su aceptación voluntaria y superar los recelos a su uso. El debate de cómo conciliar ambas libertad o seguridad vuelve a tomar protagonismo fruto de la Covid-19.

Redacción:

Diana Fernando y Diego Montanel

Edición:

Miguel Ángel Esteban

Entradas relacionadas

Comentar


Warning: call_user_func_array() expects parameter 1 to be a valid callback, function 'rit_additional_fields' not found or invalid function name in /var/www/html/wp-includes/class-wp-hook.php on line 287

shares