MET Gala: Extra(vagancia) y body positive

on

Fuente imagen destacada: Pipanews.com

Autora: Lucía Ruesca Cucalón

Edición: Alejandra Catalán

El marketing encuentra una de sus claves en el contacto con el público. Eventos, relaciones públicas y redes sociales han ganado bastante potencia hoy en día. Así pues, las tres convergen en una de las celebraciones más esperadas del año: la Met Gala.

El primer lunes de cada mayo la excentricidad llega a las calles de Nueva York e inunda las redes sociales como Twitter o Instagram mediante una gala que ensalza la alta costura. A esta, los famosos y famosas más aclamados del momento acuden luciendo las marcas más lujosas y prestigiosas como son Versace, Louis Vuitton o Moschino.

Su popularidad radica en su extravagancia y, sobre todo, en su temática. Desde los años 70, cuando se empezó a celebrar la Gala Met, el foco se ha centrado en distintos aspectos que rodeaban al mundo de la moda como fue El mundo de Balenciaga en 1973 o Rock Style para cerrar el siglo en 1999.

Otro de los temas más destacables como Camp: Notes of Fashion en 2019 con Lady Gaga que pasó por cuatro looks en el transcurso de la alfombra roja. Entra aquí en juego también la actuación o la performance del personaje que se presenta ante las cámaras en su paseo por la alfombra roja. Es decir, un conjunto puede ser de lo más llamativo, pero, si no le acompaña una “puesta en escena” llamativa, pierde todo su brillo.

Fuente: historiadeltraje.com

Tras ediciones así, parece que las estrellas se han olvidado de la importancia de seguir el tema. Este año todo giraba alrededor de la Gilded Age, es decir, la época tras la Guerra de Secesión americana entre los años 1870 y 1891. ¿A primera vista conocías este concepto? Probablemente no, al igual que no parecían conocerlo algunos de los invitados.

Con el título In America: An Anthology of Fashion, la coanfitriona del evento y actriz Blake Lively vestida de Versace o la cantante Billie Eilish de Gucci se acercaron a la estética que se requería. Sin embargo, otras las modelos Kylie Jenner o Gigi Hadid ignoraron el late motiv de la velada.

Una cuestión que está empezando a tomar relevancia es la exigencia que se le aplica a las mujeres en contraste con la ligereza de las normas del vestuario masculino. Ellas, perfectas, impecables y únicas; ellos, trajes similares en distinto color y de distinta firma. Por eso mismo, en cuanto un hombre se sale de lo convencional hacia lo excéntrico, llama la atención. Y viceversa, una mujer más sencilla rompe los esquemas de muchas mentes.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de BILLIE EILISH (@billieeilish)

Dentro de la publicidad destaca su influencia en la sociedad. En lo que compramos, en lo que queremos, incluso en lo que necesitamos. Por ello, la diversidad de realidades está pidiendo la relevancia que se merece. Ahora que se acerca el verano, que comenzamos a llevar menos ropa y, por consiguiente, que vamos más descubiertos, la diversidad de cuerpos se ha convertido en una de las protagonistas de las campañas de moda.

Así pues, las redes sociales se llenan de polémicas como la reciente polémica con la marca Roxy. Se acusaba a esta de hacer apología de la obesidad debido a que en sus anuncios sobre trajes de baño utilizaba distintos cuerpos de mujeres más o menos delgadas, con más o menos curvas, de distinto color de piel…

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de ROXY (@roxy)

Aquí entra el juego el movimiento body positive o body neutrality, que también ha afectado a la gala del pasado lunes. El caso más llamativo ha sido el de Kim Kardashian llevando el vestido con el que Marilyn Monroe cantó el “Cumpleaños feliz” a John F. Kennedy en 1962. La modelo y empresaria se ha sometido a un régimen alimentario estricto para poder lucir ese vestido hecho a medida para la actriz.

De este modo, se planteaba una duda. Monroe era una actriz que destacó, además de por su brillante talento, por romper los cánones establecidos. Siendo una mujer a la que todo el mundo amaba y admiraba por su belleza, Kim Kardashian ha tenido que modificar su físico para adaptarse a cómo era este icono del cine. ¿Esto resulta coherente? O, más aún, ¿es ético?

Los comentarios sobre esta polémica no se han quedado en la gente de a pie, sino que otras famosas que también estuvieron en la Met criticaron el comportamiento. Y es que, tras revelar la empresaria y modelo que había bajado 7 kilos en 3 semanas para adaptarse al vestido, la actriz protagonista de Riverdale Lili Reinhart señaló en sus redes sociales la “toxicidad de la industria” y de estos comportamientos, sobre todo “cuando te siguen millones de jóvenes”.

Igualmente, cabe destacar que el vestido original, que este año cumple 22 años, se encontraba en el museo Believe It or Not de Ripley. La segunda de las Kardashian ha tomado prestado esta prenda de tanto valor para la historia de la moda. Por este motivo, las redes sociales han ardido preguntándose si en verdad había necesidad de sacarlo de su expositor o ha sido un capricho, si ha sido todo para demostrar el poder de Kim Kardashian y, teniendo en cuenta la temática de este año, cuál es la razón real para utilizarlo.

No ha faltado debate también en torno a otras personalidades que asistieron al evento. Por ejemplo y siguiendo la misma línea, fueron muy comentadas unas fotos que subió la cantante española Rosalía a su Instagram. En ellas, aparecía en una sauna y parecía que estaba utilizando un método de “envolverse” con cintas de plástico para poder sudar más y así perder más peso para encajar en su vestido.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de LA ROSALÍA (@rosalia.vt)

Finalmente, los comentarios fuera de lugar tampoco faltaron. La actriz de Euphoria Sydney Sweeney fue acosada sexualmente por un reportero que cubría la gala. Él le hizo unos comentarios sobre sus senos y nadie intervino en su contra en la propia alfombra roja. La repercusión llegó más tarde, cuando una usuaria de Tik Tok denunció este suceso.

En definitiva, una de las noches más excéntricas y extravagantes de la moda americana no llegó a cumplir las expectativas en cuanto a la vestimenta. Sin embargo, sí que deja visibles los problemas a los que hoy en día todavía se enfrentan las mujeres.

 

Las redes sociales avanzan hacia la diversidad

Comparte
Etiquetas

Últimas publicaciones

Mas como esto