Entremedios > Entrevips > Marta Jiménez, pedagoga: «La trata de mujeres con fines de explotación sexual es una forma de nutrir la prostitución»

Marta Jiménez, pedagoga: «La trata de mujeres con fines de explotación sexual es una forma de nutrir la prostitución»

ENTREVISTA REALIZADA POR SONIA BAMBÓ

Desde América hasta Asia pasando por Europa. La trata de personas no entiende de fronteras. Denigrar a un ser humano no sabe de nacionalidades. Pasar por un infierno tampoco comprende de países. Según los últimos datos del Índice Global de Esclavitud, en 2016 había 40.3 millones de personas en esclavitud moderna.

En España, a lo largo de los últimos años se han unido a la lucha contra la trata numerosas asociaciones conforme este fenómeno adquiría mayor visibilidad a nivel global permitiendo la identificación de un mayor número de víctimas de trata en el país. Durante el 2017, en España se identificaron 577 víctimas, así lo recoge el balance de 2017 Prevención y lucha contra la Trata de Seres Humanos en España.

Una de las entidades que se sumaron a la lucha contra la trata de personas fue Cáritas. A nivel local, es el centro Fogaral de Zaragoza quien trabaja con esta realidad. De hecho, desde Fogaral observaron a lo largo del año 2017 un total de 143 mujeres en situación posible de trata de explotación sexual. El equipo que trabaja con estas personas está formado por cinco profesionales y un equipo de voluntarias. Marta Jiménez, pedagoga, es miembro del equipo.

¿Desde cuándo trabajáis con personas víctimas de trata?

Desde que empezó a visibilizarse la situación. Desde que empezaron a llegarnos mujeres y comenzamos a informarnos de la trata. No te sabría decir una fecha fija.

Conforme fuisteis viendo…

Sí, Fogaral desde el año 88 es un proyecto de Cáritas que trabaja con mujeres en prostitución y llegó un momento que dentro de este perfil de mujer en contexto de prostitución empezamos a ver situaciones de víctimas de trata.

Desde entonces, ¿cuántos casos habéis atendido aproximadamente?

No te sabría decir. Para dar el titulo de ser víctima de trata tiene que hacerlo la Policía o Guardia Civil. Entonces una cosa son aquellas mujeres que acaban obteniendo por parte de las fuerzas profesionales del Estado el nombre de víctimas de trata y otra cosa son las posibles víctimas de trata que vemos nosotras. Bastantes…Si en el centro atendemos en torno a unas 220 mujeres al año. Yo te diría que posibles víctimas, más de la mitad de las mujeres que atendemos que, por nuestra parte, serian posibles víctimas.

Durante el 2017, en España se identificaron 577 víctimas, así lo recoge el balance de Prevención y lucha contra la Trata de Seres Humanos en España.

¿Se podría afirmar que el aumento de mujeres extranjeras ejerciendo la prostitución va unido al aumento de víctimas de trata?

Completamente. Quien quiera negar eso niega la realidad.La trata de mujeres con fines de explotación sexual es una forma de nutrir la prostitución.

¿Este aumento de víctimas puede estar unido a fenómenos como la inmigración, los refugiados…?

Va todo único. Las mujeres víctimas de trata, en las que puedo pensar ahora, pueden ser perfectamente consideradas mujeres refugiadas. Se cruzan los caminos.

¿Cómo accedéis a las víctimas de trata?

En Fogaral no hacemos trabajo de calle. Entonces son las mujeres que se acercan aquí al centro. Las propias mujeres hacen de agentes y se lo dicen unas a otras. Llevamos muchos años, nos conocen y unas se los transmiten a otras. Luego tenemos casos derivados de otras entidades, servicios municipales, la UCRIF, hospitales, etc.

¿Cuáles son los indicios más reiterativos que observáis en posibles víctimas de trata?

En general son mujeres que ves que están muy desvalidas. Si son mujeres de habla no hispana pues que, aunque lleven cierto tiempo en España, no saben hablar español. La ausencia de documentación. Muchos problemas de salud no tratados, sobre todo, de salud ginecológico por el exceso de servicios que deben de hacer, infecciones que no son tratadas, embarazos y abortos no deseados.

«Son personas que las han deshumanizado, pero son muy fuertes y valientes porque sino en ese proceso se hubieran muerto»

Ante estos casos, ¿cómo intervenís desde el centro Fogaral?

Intervenimos primero como con cualquier otra mujer. Cuando detectamos y creemos que hay posible situación de victima de trata, lo vamos trabajando con ella. Primero que confíe en ti. Desconfían de todo el mundo porque mucha gente se la ha jugado. Te tienes que ganar la confianza de ellas, una vez que te ganas la confianza, intentas relatar y trabajar con ellas su historia de cómo han venido a España.

En algún momento, ¿diferenciáis el plan de intervención?

El plan de intervención con ellas es el mismo. Se trata de empoderar a la mujer, que entienda que tienen unos derechos como ciudadana y como mujer, por mucho que este en situación irregular. Intentamos que vean que son víctimas de trata porque, al final, por ahí pueden conseguir documentarse y estar de forma regularizada en España. Normalmente es lo que buscan todas, aparte de dinero para pagar la deuda o para enviar a sus familias de origen, es regularizarse.

¿Cómo es el proceso para ganar su confianza?

Sobre todo, escucharlas, la cercanía y el cariño. El proceso de trata conlleva deshumanizar, violentar, hacer que no se sienta persona, que se sienta basura. Tienen derechos, son persona y uno de esos derechos es que se te brinde un cariño. Hacerlas protagonistas de su vida.

¿Cómo les hacéis ver que son víctimas de un delito?

Es muy difícil porque para empezar, depende del país de origen, tienen muy normalizada la situación. Que se den cuenta de que es un delito aquí y que en España se persigue a los malos y que ellas no son las malas aquí, sino que están cometiendo un delito sobre ellas. Es difícil porque vienen de países y culturas distintas. Hay que hacerles conscientes del denunciar, pero para ellas supone un peligro.

¿Han vuelto a ejercer tras quedar «libre» de la red?

La mayoría…porque no se les ofrece a cambio nada. El protocolo aragonés sobre esto está elaborado, pero no firmado. El Ingreso Aragonés de Inserción se puede realizar cuando llevan un año empadronadas. La mayor parte de las mujeres nigerianas, cuando ellas denunciaron, no estaban empadronadas porque no tenían pasaporte. Así que las apoyamos mientras económicamente, pero es un apoyo mínimo. Por ejemplo, una mujer sola sin hijos normalmente ese apoyo es 260 euros mensuales. ¿Qué hacen? Lo único que saben hacer y se les deja hacer en España: prostituirse.

¿Cuál sería lo idílico para poder rehacer su vida?

Si una mujer denuncia ser víctima de trata no puede ser que un año después esté dependiendo de lo que ella gana ejerciendo prostitución, de las ayudas de Cáritas o de los centros municipales. Facilitarle formación. El futuro de ellas está en trabajar pero, espérate, las que no son habla hispanas deben aprender el idioma. Pero, ¿a qué cursos pueden acceder? A cero, prácticamente.

Has comentado sobre unas mujeres nigerianas que sí denunciaron, ¿ha habido otros casos de denuncia?

Es la situación que menos se da. Se trabaja con ellas, perotienen mucho miedo porque ellas, aunque en España se sienten protegidas porque la Policía lo hace de forma legal, tienen más miedo por sus países de origen y las amenazas sobre acciones contra su familia, ciudad o aldea. Es muy difícil, aunque son mujeres muy valientes. Al final, son personas que las han deshumanizado, pero son muy fuertes y valientes porque sino en ese proceso se hubieran muerto. Son supervivientes.

¿Qué dinámicas sociales provocan esta explotación?

La pobreza, sobre todo, y la falta de futuro en tu país.

¿Se repite el mismo factor en el proceso de prostitución y trata?

Sí, se repite. Se da más que la mujer venga como víctima de trata que sabiendo que iba a ejercer prostitución. Vienen engañadas.

«El hombre paga por el poder de yo mando sobre ti y tú haces lo que yo quiera»

¿Dónde hay que atajar para acabar con la prostitución?

Es un tema muy complicado porque no hablamos de trata, sino de prostitución.Es muy complicado porque ni las mujeres nos ponemos de acuerdo en si nos parece que la prostitución es una violencia hacia la mujer o es una forma de realizarse la mujer.Que cada uno haga lo que quiera con su vida, pero hacen falta políticas sociales que quieran abolir la prostitución.

Y, ¿sobre la educación hacia el hombre?

Si optas por políticas sociales dirigidas a abolir la prostitución eso pasa por sensibilizar al sexo masculino y educar en la igualdad.Si el hombre paga una prostitución, paga por el poder no por una actividad sexual. Si pagara por ese servicio sexual y ya está…las relaciones del cliente con la prostituta no serían tan violenta como lo son. El hombre paga por el poder de «yo mando sobre ti y tú haces lo que yo quiera». Eso es lo que paga el hombre.

¿Cómo conllevas este trabajo cuando te cuentan testimonios y ves que no hay salida?

Es muy vocacional porque es duro y se pasa muy mal. Tienes que trabajarte mucho la impotencia. Oyes cosas que te las están contando y tú estás pensando «por favor, no me cuentes más». Pero eres la única persona que tiene esa mujer para que la escuches y, por tanto, tienes que estar ahí.

Veis la parte oculta que la sociedad quiere ignorar.

Así es, es un mundo paralelo, donde está lo sucio, lo peor.

Entradas relacionadas

Comentar


Warning: call_user_func_array() expects parameter 1 to be a valid callback, function 'rit_additional_fields' not found or invalid function name in /var/www/html/wp-includes/class-wp-hook.php on line 288

shares