Andrea Aldana, periodista colombiana amenazada: “La migración es muy difícil cuando te la imponen”

on

Texto y fotografías: Lucía Sáez Gonzalvo.

“Apenas estoy sacando la cabeza del hoyo. El tema de la migración es muy difícil cuando no es voluntaria, es decir, cuando te la imponen”. Así comenzó su intervención la periodista colombiana Andrea Aldana en la mesa redonda sobre periodismo migrante que abrió la segunda jornada del Congreso de Periodismo de Huesca. Antes de decir estas palabras advirtió de que se le podría quebrar la voz en cualquier momento e inmediatamente después, así sucedió. El público respondió con un caluroso aplauso.

Aldana lleva cuatro meses en Madrid, pero ella considera que realmente solo lleva la mitad porque los dos primeros se los pasó en una cama llorando: “No estaba al borde de una depresión, me encontraba en lo más hondo”. Pero reconoce que poco a poco lo está superando. La periodista explicó que, a pesar de haber sido víctima de agresiones desde el año 2008, no quería abandonar Colombia y fue la organización Reporteros Sin Fronteras quienes la sacaron del país porque había llegado un momento en el que corría especial peligro. Afirmó que los agentes sociales querían o bien meterla en la cárcel o matarla.

Andrea Aldana en el escenario del Palacio de Congresos de Huesca

En su país natal, Andrea Aldana guerra y en reporterismo rural. Para que desde España entendiéramos su labor, hizo hincapié en que la mayoría de los periodistas en Colombia hacen “un periodismo de capital”, esto es, que trabajan en las grandes ciudades, como Bogotá o Medellín, pero explicó que el 70% de Colombia es rural y que la guerra ocurre en el campo, no en las ciudades. Pero, ¿de dónde le viene esa vocación? “Cuando era pequeña empezaron a matar a mis amigos. A mi papá lo desplazaron. Todo el mundo cae en la guerrilla”, explicó Aldana como si fuera tan normal y añadió: “Yo me hago reportera para entender mi propia historia y entender por qué estaba gente cayendo a mi lado”.

Aldana está inmersa en un proceso de solicitud de asilo en España y, aunque se muestra muy agradecida por haber podido salir de Colombia sana y salva reconoce que no quiere que le concedan el asilo porque de concedérselo no podría volver a su país y ella tiene claro que quiere regresar. Además, le duele estar aquí: “No quiero estar en España. Yo quiero estar en Colombia porque el periodismo que yo hacía es un periodismo necesario”. Las palabras de Aldana resonaron en todo el auditorio: “La gente que está muriendo en Colombia está muriendo en el campo. Ese era el periodismo que a mi me interesaba hacer, ese era el periodismo con el que yo estaba comprometida y ese es el periodismo al que yo quiero volver”.

La migración forzada daña tu proyecto de vida”, afirmó rotundamente Aldana, que dijo que cuando acabara de escribir unos encargos que tenía para la revista 5W y algunos medios colombianos no sabe lo que hará. También explicó que antes de salir de manera forzosa de Colombia había firmado un contrato con una editorial para dos libros de crónica sobre el conflicto armado, pero debido a que no puede regresar al país no sabe que pasará con su contrato.

Además de Andrea Aldana, en la mesa redonda sobre periodistas migrantes que tuvo lugar el pasado 4 de noviembre en el Congreso de Periodismo de Huesca también participaron Silvia Ajmat y Gabriela Wiener.

 

De izquierda a derecha: Gabriela Wiener, Gumersindo Lafuente, Andrea Aldana y Silvia Ajmat

Silvia Ajmat lleva viviendo en España tres años. Vino desde Argentina buscando una evolución profesional y lo que más le impacto cuando empezó a trabajar en nuestro país para una agencia de comunicación fue que todas las personas en posiciones de liderazgo fueran mujeres. “Cuando empecé a estudiar periodismo no tenía referentes mujeres”, contó Ajmat y estar rodeada de mujeres directoras le ha marcado, según ella.

Distinta es la experiencia de Gabriela Wiener, periodista peruana afincada en España desde 2003. Ella se considera una migrante privilegiada porque, al contrario que Andrea Aldana, no vino obligada. Explicó que mientras sus compañeros con una trayectoria similar a la suya conseguían contratos fijos en medios de comunicación ella solo conseguía colaboraciones, así que decidió marcharse. Una vez aquí, comentó que tuvo que hacer frente a despectivos que recibía por su cuerpo y su color de piel, algo a lo que ella ha denominado como “rachismo” (combinación de machismo y racismo).

Esta mesa redonda en la que se dieron tres puntos de vista diferentes sobre la migración en el ámbito del periodismo desde Latinoamérica tuvo lugar dentro del XXII Congreso de Periodismo de Huesca, celebrado entre los días 3 y 5 de noviembre en el Palacio de Congresos de la capital oscense.

 

Comparte
Etiquetas

Últimas publicaciones

Mas como esto