Entremedios > Entrelíneas > Tintín y su viaje a la Luna se despiden de Zaragoza

Tintín y su viaje a la Luna se despiden de Zaragoza

Texto y fotografías: Lucía Navas.

¿Quién no ha estado alguna vez bajo un cielo raso y se ha imaginado viajando entre sus satélites y constelaciones? Eso mismo debieron de pensar una y otra vez los tripulantes del Apolo 11 cuando se preparaban para la misión que les haría llegar a la Luna. Pero 17 años antes de que Armstrong, Aldrin y Collins aterrizaran en la superficie lunar, Hergé ya había hecho que su personaje más famoso pisara por allí. Hablamos de Tintín.

Aprovechando los 70 años del cómic Objetivo: la Luna y el 50 aniversario de la llegada del hombre a este mismo lugar, el espacio CaixaForum Zaragoza acoge por última semana la exposición “Tintín y la Luna. 50 años de la primera misión tripulada”. Una exposición que, según cuentan desde el centro, atrae un número considerable de visitantes y, en especial, un público de carácter familiar. En ella encontramos todo lo necesario para emprender el viaje a nuestro satélite natural.

Antes de preparar un viaje es fundamental informarse sobre el destino. Conocemos de primera mano la evolución del estudio de la Luna desde Galileo Galilei con una réplica de su telescopio de dos lentes. Además, gracias a unas pantallas interactivas, podemos medir a través de la trigonometría las montañas de la superficie lunar.

El Apolo 11 culminó el programa de misiones tripuladas que la NASA había iniciado en la década de los 60. ¿El siguiente paso? Preparar la maleta. La agencia espacial estadounidense diseñó los trajes que sus tripulantes llevarían basándose en el prototipo que el ingeniero militar español Emilio Herrera había diseñado en 1935 y que cayó en el olvido con el estallido de la guerra. Así, podemos disfrutar de dos réplicas de trajes espaciales: el del español y la adaptación que la NASA hizo de este para los tripulantes de la misión, el modelo A7L/B.

Una vez elegido el vestuario hay que organizar el resto del equipaje. Diferentes muestras de alimentos y productos de aseo y primeras necesidades nos permiten imaginar los útiles con los que los astronautas comparten espacio día a día. Entre otros: una pasta de dientes de la NASA utilizada en la Estación Espacial entre el 1973 y 1974, la primera Coca-Cola llevada al espacio (en el transbordador Challenger en 1985) y unos cubiertos también utilizados en la Estación, entre 1986 y el año 2000. Además de los utensilios básicos, podemos encontrar muestras de diversas herramientas para utilizar dentro de la nave y recoger muestras en el exterior, kits de supervivencia e incluso un CD de música para hacer ejercicio.

Si ya hemos cerrado la maleta, podemos pasar a conocer el vehículo en el que vamos a viajar. Una nave formada por tres módulos: el de mando, el de servicio y el lunar. Una réplica del módulo lunar, destinado a llevar a los astronautas hasta la superficie del satélite, y otra del módulo de mando, en el que la tripulación regresó a la Tierra, nos esperan para imaginar a Armstrong, Aldrin y Collins durante el trayecto.

Quizá el de Tintín no fuera un viaje tan sofisticado y científico como el de los americanos, pero cumplió, antes que nadie, uno de los grandes sueños del hombre: pisar la Luna. Una aventura en la que los protagonistas asisten a la construcción de un cohete e incluso se entrenan como astronautas. Para, finalmente, cumplir su misión en Aterrizaje en la Luna.

Aunque el primer viaje a la Luna durara menos de un día, y la salida al exterior, poco menos de dos horas, supuso una importante gesta. Nunca mejor dicho: “Un pequeño paso para el hombre, pero un gran paso para la humanidad” que, gracias a exposiciones como esta, tenemos ocasión de revivir. Así que… ¿despegamos?

 

 

 

 

 

Entradas relacionadas

Comentar


Warning: call_user_func_array() expects parameter 1 to be a valid callback, function 'rit_additional_fields' not found or invalid function name in /var/www/html/wp-includes/class-wp-hook.php on line 287

shares