«’Sex Education 3′: hasta luego, instituto del sexo» por Ingrid Monreal

on

Empieza un nuevo curso en el instituto Moordale tras el despido del director Groff (Alistair Petrie). Hope Haddon (Jemima Kirke), la nueva directora, llega con mano firme y dispuesta a renovar la mala imagen del centro. Netflix vuelve con una de sus joyas de la corona y aunque Sex Education resulta una apuesta segura, la suspensión del ‘instituto del sexo’ por parte de Hope nos deja una temporada atípica.

Desde ese mensaje de Otis (Asa Butterfield) eliminado que cerraba la pasada temporada, nos encontramos con los dos protagonistas que mantenían viva la esencia de la serie distanciados. Sex Education 3 nos lleva de vuelta al instituto, pero esta vez sin consultorio sexual. Comparada con las dos últimas, donde el negocio era la trama principal, en esta hay una evidente falta de conflicto que han querido resolver abarcando muchas historias independientes con demasiados personajes. Sin terapeutas sexuales, la historia ya no gira en torno al sexo y pierde ese toque cómico que el propio tema conlleva. Se han alejado de lo que precisamente daba juego para hacerla más ‘madura’, pero perdiendo su esencia por el camino. En esta los guionistas recurren a temas más profundos como el tener que madurar, lidiar con una familia desestructurada o luchar contra las injusticias, como es el caso del nuevo estudiante no binario, Cal. Sin embargo, son tantos los personajes, más las nuevas incorporaciones, que algunos como Ola (Patricia Allison) y Rahim (Sami Outalbali) que en la segunda entrega habían tenido un papel importante, en esta están totalmente desatendidos y no han sabido encontrar un sitio.

Sin consultorio, la historia de Maeve (Emma Mackey) y Otis parece haber quedado en un segundo plano, hasta el punto en que el espectador también acaba tomando distancia. En su ausencia, Adam (Connor Swindells) y Eric (Ncuti Gatwa) son los verdaderos protagonistas, cuyos personajes son los más explorados y cautivadores de esta entrega. Conocemos las raíces de Eric en su viaje a Nigeria y al mismo tiempo su conflicto personal. Por otra parte, se abren historias paralelas entre Ruby (Mimi Keene) y Otis, y Maeve e Isaac (George Robinson). Sin embargo, no da tiempo a que uno pueda implicarse en estas nuevas tramas, pues se interrumpen demasiado rápido.

No obstante, hay otros que sí han tenido una digna continuación. Es el caso de Adam. Es indiscutible que ha llevado el peso de la temporada y es uno de los personajes que más ha evolucionado. Los guionistas han sabido darle un crecimiento maravilloso: de pasar de ser el abusón del instituto, al descubrimiento de su sexualidad, y ahondar en sus intereses e inseguridades para cambiar como persona y crecer. Adam es un personaje al que conocemos poco a poco, a su tiempo, a la vez que él también lo hace. Su evolución es constante y eso le convierte en uno de los más complejos y en objeto del cariño del público. Destacar el acertadísimo casting de Connor Swindells y Alistair Petrie como padre e hijo. La conexión es evidente desde la primera temporada y aunque no se encuentren físicamente en esta, han sabido mantener esa estrecha relación entre ambos a través de los problemas que comparten y en cómo los resuelven.

Todos los actores hacen el estupendo trabajo al que ya nos tienen acostumbrados que dota la serie de mucha naturalidad. Y si en algo destaca Sex Education es por su sencillez y efectividad, tanto en los diálogos como en las actuaciones. Los personajes no caen en estereotipos, por ello ninguno se nota forzado. Todos tienen una historia detrás y conforme van mostrando más colores de su paleta, más empatizas con cada uno. Tanto los adolescentes como los personajes adultos nos regalan escenas emotivas y sinceras que los guionistas saben siempre cuando incorporar, como el intenso episodio final con el que cierra esta temporada.

Hay que recalcar la dirección artística de esta comedia dramática, que nos sitúa en una época ambigua en la que hay coches y mobiliario noventero con tecnologías actuales como portátiles. Y aunque en esta temporada sea todo un poco gris, la serie mantiene su característico vestuario de colores vivos y llamativos y su cuidada fotografía.

Sex Education sigue siendo una gran producción que sobresale de entre todas las series adolescentes actuales por su naturalidad. No es la temporada que más ‘enganche’, a pesar del estupendo guion y del gran trabajo actoral. Netflix ya ha confirmado una cuarta temporada.

FICHA TÉCNICA:

Título: Sex Education

Temporada: 3

Dirección: Laurie Nunn

Guion: Oli Julian, Ezra Furman

Actores principales: Asa Butterfield, Gillian Anderson, Connor Swindells, Ncuti Gatwa, Emma Mackey, Kedar Williams-Stirling, Aimee Lou Wood

Numero de capítulos: 8

Duración de cada capítulo: 50 minutos aprox.

Plataforma o canal de exhibición: Netflix

País de producción: Reino Unido

.

Autora: Ingrid Monreal @ingridmonreal6 (Twitter) @__madeulook (Instagram)

Editora: Alexia Pavón

Redactora jefa: Ingrid Monreal

 

Comparte
Etiquetas

Últimas publicaciones

Mas como esto