Netflix se abre al mundo de Heartstopper

on

Heartstopper está causando furor. La nueva serie de Netflix no ha hecho más que ganar seguidores desde que se estrenó el 22 de abril y las redes sociales están plagadas de comentarios positivos hacia esta. El éxito ha sido tal que Netflix ya ha confirmado una segunda y tercera temporada.

No es ningún secreto que no es una historia original, sino la adaptación de la serie de cómics de Alice Oseman. Pueden leerse tanto en formato físico como de forma online. Se planea que el quinto y último volumen salga en febrero de 2023. Además, la saga cuenta con otros libros que, aunque cuentan su propia historia, están unidos al universo de Heartstopper: como Nick and Charlie, Solitaire, Radio Silence o This Winter.

Heartstopper cuenta la historia de Charlie y Nick, dos adolescentes que estudian juntos en una escuela masculina y se enamoran el uno del otro. Gira en torno a la exploración de uno mismo; descubrir quién eres, qué te gusta y quién quieres ser. Es algo con lo que todos los jóvenes se pueden identificar, pero está especialmente dirigida al colectivo LGTB+. No solo habla del amor desde su perspectiva, sino que su elenco principal incluye representación de todo tipo. Es parte de lo que ha hecho esta serie tan especial para tantas personas.

Como adaptación, la serie de Netflix funciona tanto para los fans del material original como para aquellos que llegan nuevos. Esta primera temporada cubre los dos primeros volúmenes, pero también coge sucesos de los otros tomos o de pequeños extras que no aparecen en la trama principal. Esto hace que cambie el orden de algunos acontecimientos y agiliza algunas partes de la historia. También añade escenas originales que no aparecen en ninguno de los cómics y dan a la producción un toque único que pueda captar la atención de aquellos que ya se saben todas las escenas de memoria.

De izquierda a derecha: Kizzi Edgell, Corinna Brown, Joe Locke, Kit Connor, William Gao y Yasmin Finney.

Hay muchas escenas en las que Charlie y Nick no aparecen, algo que no es tan frecuente en los cómics. Se explora más la academia femenina y el club de rugby. Los personajes secundarios reciben más atención y se les añaden nuevas tramas, aunque estas les sientan mejor a algunos personajes que a otros.

Entre los cambios más comentados está la aparición de un nuevo personaje: Imogen. Esta chica pasa a formar parte del grupo de amigos de Nick y desarrolla un interés romántico hacia este. Añade una nueva capa de incertidumbre a la búsqueda de identidad de Nick y ha sido bien recibido por los fans en general.

Otro cambio curioso es el cambio de nombre de uno de los personajes. Uno de los amigos de Charlie, Aled, pasa a llamarse Isaac dentro de la nueva serie. Fue una decisión llamativa, puesto que este nuevo personaje cumple exactamente las mismas funciones que Aled y también comparten personalidad. El cambio parece haberse generado para evitar atar Heartstopper a Radio Silence, donde Aled es uno de los protagonistas, y poder darle un nuevo desarrollo en futuras temporadas. No obstante, este cambio no se ha producido con Tori, hermana de Charlie y protagonista de Solitaire; aunque sí ha desaparecido el hermano menor, Oliver.

Se puede decir que Netflix ha dado en el blanco con esta adaptación. Ha sabido darle un tono de novedad, pero manteniendo su esencia y todo lo que la hace ser Heartstopper. Queda por ver cómo adaptarán las futuras temporadas, pues algunos de los acontecimientos más importantes ya han sucedido, pero los fans tienen fe en la producción.

Al principio de la serie, algunos personajes no transmiten las mismas sensaciones que en los cómics y eso hace que algunas escenas se sientan menos orgánicas, pero este problema se va solucionando con el paso de los capítulos. En la escena final, el espectador no tiene ninguna duda de que está viendo Hearstopper.

Comparte
Etiquetas

Últimas publicaciones

Mas como esto