Free Porn
1xbet وان ایکس بت 1xbet وان ایکس بت 1xbet وان ایکس بت 1xbet وان ایکس بت 1xbet وان ایکس بت 1xbet وان ایکس بت 1xbet وان ایکس بت 1xbet وان ایکس بت 1xbet 1xbet

Sandra Grijalba: “Interpretar a Isabel de Segura es dar voz a las mujeres de Teruel”

on

Entrevista realizada por Alba Ortubia

A mediados de febrero, cada año, los turolenses remomoran la tragedia de los amantes de Teruel, la historia primigenia de amor imposible que inspiraría hasta al mismo Shakespeare. En una fiesta medieval en la que no falta detalle, el frío habitual de esta época del año se templa al calor de la pasión de Diego e Isabel, un romance desdichado que la literatura y el boca a boca han vuelto inmortal. Este teatro popular se escenifica en las calles de una ciudad que se convierte en un particular escenario donde se interpreta la leyenda de los amantes. Todo el pueblo sale a las calles con vestimentas acordes al siglo XIII para protagonizar este drama que se vuelve fiesta y que atrae cada año a miles de turistas y visitantes.

Los que han acudido alguna vez a esta representación denominada «los medievales» afirman con contundencia que es una experiencia que debe presenciarse una vez en la vida. Y dicen, también, que esta particular representación de las Bodas de Isabel no serían nada sin su protagonista. Sandra Grijalba (2003) ha sido la última encargada de dar vida a Isabel de Segura en las fiestas medievales de este año. La zaragozana, estudiante de Psicología, ha desvelado para Entremedios qué hay detras de la figura de su personaje y de este multitudinario evento turolense.

¿Cómo empezaste a actuar? ¿Alguna vez habías pensado en actuar en las Bodas de Isabel?

Hice teatro en primaria, tanto en inglés como en francés. Recuerdo conseguir el papel de la Cenicienta y mi profesora de aquel entonces me dedicó unas palabras preciosas cuando supo que sería Isabel. De forma más seria empecé a actuar en Zaragoza en el Teatro de las Esquinas. Cuando llegué a Teruel me uní al teatro de la Universidad, del que ahora soy profesora. Más tarde, me enteré de que había una Academia de teatro a la que también me apunté. Nunca había imaginado como sería representar a Isabel porque he vivido siempre en Zaragoza y tampoco había acudido a los medievales con anterioridad. Sin embargo, desde que me dieron el papel he profundizado mucho más en la historia.

¿Por qué decidiste apuntarte al casting?

Un día estaba tomando un café con un amigo y me preguntó si me había inscrito en el casting de las Bodas de Isabel. Yo me había apuntado a otro casting que estaba abierto en ese momento pero desconocía que el proceso de selección para la representación de los Amantes de Teruel estaba a punto de comenzar: ese día era el último que se recogían inscripciones y la primera fase del casting. Imprimí y rellené toda la documentación necesaria corriendo, pero esa tarde ya tenía compromisos en Zaragoza y no pude asistir al primer casting. Aunque desde la organización me dijeron que podía presentarme a la siguiente fase sin problemas, sabía que era mucho más difícil que me eligieran si me habáin visto actuar solo una vez.

¿Cómo se selecciona quienes van a encarnar a los protagonistas? ¿Cómo es el proceso de repartir los papeles?

Los actores se seleccionan mediante un casting y no tienen porqué tener experiencia teatral previa. El casting se compone de tres rondas. La primera de ellas no es eliminatoria y consiste en recitar un texto de elección libre con distintas emociones. En el caso de mis compañeros de la Academia de teatro, seleccionaron un texto de Hamlet que estábamos trabajando en clase. La segunda ronda era una improvisación en la que los participantes íbamos rotando por cuatro puestos. Las personas que entraban a la improvisación proponían una situación y actúabamos acorde a ella. En esta fase se elegían seis Isabeles y seis Diegos que debían aprenderse el guión de la escena del balcón y recitarlo al día siguiente en la tercera fase del casting. Nada más llegar a la última etapa te asignaban una pareja y debías dar tu propio matiz al texto. Finalmente, se elegían a tres finalistas para cada uno de los protagonistas y los directores de casting escogieron a la pareja que más congenió. El proceso de selección se inició en mayo y los papeles se anunciaron en un acto un mes más tarde.

¿Cuáles son los actos principales?

Del 30 de septiembre al 2 de octubre representamos la Partida de Diego, el preludio de la tragedia de los amantes de Teruel. Los actos más esperados de las Bodas de Isabel de Segura son la escena del balcón, en la que muere Diego, la boda de Isabel con Pedro Fernández de Azagra y la muerte de Isabel. Pero también hay escenas que, aunque secundarias, son fundamentales para el desarrollo del personaje de Isabel, como la Reunión del Concejo o la confesión en la Abadía de San Arnoldo, en la que la novia ha bebido demasiado tras la noche de bodas. En escenas como esta encontramos una Isabel despreocupada. De esa forma, he podido explorar todas las facetas del personaje, que a pesar de mostrarse meláncolica, triste y reflexiva la mayor parte de la historia, también tiene sus momentos de alegría.

¿Qué ha sido lo más dificil para ti de esta experiencia? ¿Y lo más gratificante?

Lo más difícil para mí ha sido aceptar que en una representación teatral hay errores y que las cosas no salen siempre como te gustaría. Me ha costado dejar de guiarme por lo que los demás esperaban de mí y empezar a escuchar mis sentimientos a la hora de actuar. Pero conseguir deshacerme de esa presión y dejarme llevar por mis emociones también ha sido lo más gratificante. Esta experiencia ha aumentado con creces mi seguridad en mí misma: he visto que soy capaz de tener éxito en retos que jamás me había planteado. Sé que esta confianza se ha hecho notar entre el público porque mucha gente me ha dicho que hacía años que no se veía a una actriz que sintiera tanto el papel de Isabel. Al final, es difícil evitar las imitaciones a actrices de años pasados y creo que esa tendencia dificulta a cada actriz encontrar su propia personalidad.

¿Crees que tus estudios en psicología te ayudan a comprender mejor la personalidad de los personajes ¿Y a sobrellevar la presión?

Desde que estudio psicología me he dado cuenta de que se relaciona mucho con cualquier expresión del arte, pero especialmente con el teatro. En mi opinión, es fundamental analizar cada matiz de un personaje para entenderlo en profundidad y poder interiorizar su comportamiento. Por otro lado, creo que una actriz tiene que tener una formación en psicología para aprender a gestionar las emociones y ser flexible con una misma porque sufrimos una presión muy fuerte. Al fin y al cabo, una obra de teatro es un producto que depende de la valoración del público. Si no confías en tu trabajo, las opiniones externas pueden desmoralizarse.

¿Cómo ha sido la relación con tus compañeros? ¿Conocías con anterioridad a alguno de ellos?

Conocía a mi amigo que me animó a apuntarme, que representó al escudero de Diego, además otra de mis amigas aparecía en la escena del concejo. Sin embargo, no conocía a ninguna de las personas que encarnaron a los personajes más cercanos a Isabel, como Diego o sus padres. Ha sido un placer conocer a estas personas que son tan dispares a mí en edad y con las que seguramente de no ser por el teatro no habría coincidido. Los ensayos y las emociones tan intensas ligadas a la obra han creado un vínculo muy fuerte entre nosotros.

¿Qué enseñanzas te parece que podríamos sacar de la historia de Diego e Isabel?

Creo que cualquiera que haya vivido un amor imposible empatiza mucho con los amantes. Esos romances truncados por las circunstancias, la distancia o los deseos de terceras personas calan muy hondo y por eso la historia de Diego e Isabel es atemporal. En las últimas escenas de la representación, un juglar recuerda que, a pesar de titularse La tragedia de los amantes de Teruel, el público realmente se reúne para celebrar el amor. Esta leyenda nos enseña que debemos enamorarnos sin miedo, ser apasionados y asegurarnos de que quien amamos se siente profundamente querido por nosotros antes de que sea demasiado tarde.

Las Bodas de Isabel se han convertido en un evento de renombre mundial y los turolenses están muy orgullosos de ello ¿Has sentido esa presión por estar a la altura?

No he sentido presión porque habíamos trabajado tanto que estaba segura de que lo íbamos a hacer bien. Un mes y medio antes de la Partida y de las Bodas ensayábamos de lunes a jueves, algunos días hasta cinco horas. Recuerdo que en la Partida una mujer me dijo: “Hoy no solo eres Isabel, eres todas y cada una de las mujeres turolenses”. Interpretar a Isabel es dar voz a las mujeres de Teruel porque honramos a las antepasadas que construyeron la ciudad que hoy conocemos y transmitieron la historia que hoy conmemoramos. Saber que participo en uno de los mayores orgullos de los turolenses siempre me ha parecido un honor y me ha animado a esforzarme al máximo.

¿Crees que el hecho de que sea una fiesta característica de Teruel, ciudad a menudo olvidada, dificulta el reconocimiento de este evento?

Quizás en una ciudad más masificada los medievales tendrían más visitantes y publicidad, es lógico, cuantos más habitantes, más público potencial. Sin embargo, creo que si no se celebraran en Teruel perderían su esencia. Al ser una ciudad pequeña es más fácil lograr un esfuerzo colectivo: instituciones, organización y visitantes trabajan en consonancia. Además, los medievales son únicos gracias a Teruel. En una representación común, el teatro no se adapta a la obra interpretada. Sin embargo, en Teruel las propias calles son el escenario y el decorado. Lo mismo ocurre con el público, que se engalana con sus trajes medievales acordes a la obra representada.

Tener un papel protagonista en este evento puede impulsar tu carrera como actriz, ya que hay miles de personas de muchos lugares diferentes viéndote actuar. ¿Esta experiencia te ha abierto puertas en el mundillo -a menudo exclusivo e infranqueable- de la interpretación?

Sí, porque participar en las Bodas no solo se reduce a los tres días de los medievales. Los actores protagonistas hemos participado en otras iniciativas, por ejemplo actuamos en el CRIET de Albarracín y preparamos una pequeña muestra para unos periodistas gastronómicos que vinieron a Teruel. Pero para mí la experiencia más enriquecedora fue asistir a la Feria de Turismo internacional de Madrid en representación de Teruel. Gracias a esta experiencia me han propuesto proyectos muy interesantes.

 

 

Comparte
Etiquetas

Últimas publicaciones

Mas como esto