Free Porn
1xbet وان ایکس بت 1xbet وان ایکس بت 1xbet وان ایکس بت 1xbet وان ایکس بت 1xbet وان ایکس بت 1xbet وان ایکس بت 1xbet وان ایکس بت 1xbet وان ایکس بت 1xbet 1xbet

Román Abadías: “Mi objetivo es siempre motivar a los jóvenes para que se sumen al mundo tecnológico, una tarea que no es fácil pero es necesaria”

on

Entrevista realizada por María Andrés.

Román Abadías, nacido en Zaragoza en 1970, es ingeniero de profesión y trabaja para la empresa Teltronic. Además de su labor profesional, imparte charlas sobre tecnología y ciencia en las que su principal objetivo es transmitir la pasión de su trabajo diario y motivar a los jóvenes. Fue precisamente la motivación que vio en los jóvenes junto con su voluntad de fomentar la inquietud por la velocidad a la que está creciendo la tecnología lo que le llevó a escribir su primer libro, “La curiosidad mató al gato de Schrodinger”, por el que recibió la Mención de Honor de Ciencia, Ingeniería y Valores al trabajo en el XX Certamen Internacional Ciencia en Acción 2019.

De profesión ingeniero, tu camino como escritor comenzó ya hace un tiempo, ¿cuál fue ese primer libro y cómo surgió la idea de iniciarte en un mundo tan
distinto a lo que estás acostumbrado?
El arranque comienza cuando mis hijos dejan de ser pequeños y pasan de ir de la mano a ser adolescentes. A raíz de eso, volviendo de un viaje a Roma, decidí reinventarme con mi mujer. Ella se puso a estudiar y yo decidí escribir un libro. Había estado cuatro años dando charlas, y la ultima se llamó como mi primer libro, “La curiosidad mató al gato de Schrodinger”. Mi objetivo es siempre motivar a los jóvenes para que se sumen al mundo tecnológico, una tarea que no es fácil pero es necesaria.

Tu primer libro, “La curiosidad mató al gato de Schrodinger”, obtuvo mucho éxito y algunos premios. Se trata de un libro que lleva detrás un complejo enigma que el lector debe resolver. ¿Cómo surgió esta idea tan original y en qué consistía exactamente el enigma?
Lo primero está en el título, que une una frase popular conocido por todos “la curiosidad mato al gato” con “el gato de Schrodinger”, un término popularmente conocido en el mundo científico y de la ingeniería. Eso es precisamente lo que pretendía con el libro, acercar la ciencia y la tecnología a todo el mundo. En cuanto al enigma surgió como una estrategia de diferenciación con el fin de atrapar al lector con algo novedoso. Cuando fui a sacar el libro al mercado vi que anualmente se publican más de 65.000 en España y tenía que buscar algo que lo diferenciase. Puse premio a quien
resolviese el enigma que creció hasta un premio de 2500 dólares que fue entregado en 2019.

Teniendo como profesión la ingeniería y con mucho conocimiento sobre temas que aparentemente pueden resultar complejos para el resto de la sociedad, ¿cómo logras hacer un libro tan accesible para tanta diversidad de público de algo que puede resultar poco atractivo para mucha gente?
La respuesta es fácil y te la responderá cualquiera que trata con niños: el secreto es la forma de comunicar para conseguir asombrarles y que sean captados y motivados. La verdad es que es un proceso de 4 o 5 años de pensar ejemplos que sean lo suficientemente inteligibles por un público joven. En el libro digo que está escrito para un público entre 13 y 92 años pero lo más impactante y complicado es que a mis compañeros ingenieros también les impacte del mismo modo que al público que no tiene esos conocimientos.

Recientemente has publicado tu último libro, “Hijos de Ároman, Serendipia”, disponible tanto en librerías como en varias páginas digitales, un libro que se publicó tras la cuarentena pero que ya venías escribiendo de antes, ¿cómo surgió la idea de este libro?
Todo surgió en la presentación de mi anterior libro en una librería donde me ofrecieron participar en un club de lectura. Mi mujer y yo accedimos y participamos en el proyecto con 10 chavales intentando siempre buscar como captar su atención. Lo conseguí el día que en el club tocó leer el del gato de Scrodingher, presentándoles un experimento cuántico que les impactó tanto que decidí enseñarles como se construye un sueño: les prometí que íbamos a escribir un libro. Con todas las alucinantes ideas de los chicos modelamos una historia de ficción recogida en este último libro, “Hijos de Aromán, Serendipia”

Este último libro es totalmente diferente al primero en apariencia y cuentas la historia de unos jóvenes que acuden a un club de lectura. Casi todos los escritores suelen buscar parte de su inspiración en sus propias vivencias personales. ¿Es el caso de este libro o se trata totalmente de una historia de ficción?
Cuando firmé el contrato con Planeta para este libro, en la presentación, expuse los pilares fundamentales de la novela: social, cultural, juvenil, científico y por último, solidario, ya que todos los beneficios van a parar a la asociación “Médicos del Mundo”. No eran solo estas características lo que hacían único al libro sino que lo que le hace tan especial es que cada uno de nosotros como autores somos también los auténticos protagonistas del libro. Es un puro hecho real salvo los saltos de ficción que se generan a través de la física cuántica. Nunca una historia de ciencia ficción ha sido tan real como esta.

Además de tu labor profesional y como escritor, impartes muchas charlas de tecnología, ¿cuál es el objetivo principal que persigues con estas charlas?
El año pasado terminaba con 4200 chavales a los que había impartido charlas y en tiempos de Covid he estado dando charlas a través de Google Meet, pero no es lo mismo. A modo de curiosidad, en febrero tuve que dar la charla de la noche de las Telecomunicaciones de Aragón. Tenía que hablar sobre algo tecnológico y les di tres opciones como posibles títulos: “Aporía”, “La humanidad se escribe en gerundio”  y la tercera, “Yo he visto el futuro, vengo de allí.” La charla se acabó titulando como la tercera opción y tuvo mucho éxito, pero al final, sea en esta o en las que imparto en los colegios, con todas persigo lo mismo: transmitir esa pasión y despertar el interés por la ciencia y la tecnología.

Uno de los posibles títulos que propusiste para la charla de la noche de las Telecomunicaciones es la palabra “Aporía”, una palabra muy poco conocida y que también la utilizaste para el título de tu segundo libro pero ¿cuál es su significado?
Aporía es el titulo del segundo libro y lo que significa es que tras dar una serie de pasos lógicos se llega a un resultado incongruente. El ejemplo con el que mejor se entiende este término es con la historia del astrónomo Nicolás Copérnico, que durante 20 años de su vida estuvo siguiendo los movimientos de la tierra y todos los días se sumía en una constante aporía porque le daba un resultado imposible. A pesar del pánico al rechazo de sus compañeros decidió romper con el paradigma existente y publicar el libro que recibió cuatro horas antes de morir, muriendo con él la aporía.

Imagino que seguirás teniendo ideas maravillosas sobre las que seguir escribiendo, pero es verdad que con toda la situación de COVID 19 son tiempos difíciles para todos ¿tienes prevista la publicación de algún otro libro?
A uno de los libros le pilló el coronavirus y ahora lo he retomado. En tiempos de COVID-19 podemos seguir  creando sueños y es un momento especial. Estamos enfrente de un laberinto de posibilidades pero hay que saber encontrar esa salida y no quedarnos parados, porque tenemos delante una gran oportunidad de cambio de paradigma en el mundo donde el que encuentra la salida acaba ganando.

Comparte
Etiquetas

Últimas publicaciones

Mas como esto