Entremedios > Entrelíneas > Antonio Torrea, voluntario de la Fundación y Centro de día San Blas: “El objetivo principal es atender a esas personas sin hogar”

Antonio Torrea, voluntario de la Fundación y Centro de día San Blas: “El objetivo principal es atender a esas personas sin hogar”

Texto y fotografías: Paula Gracia Juano

Con el invierno, el frío viene para quedarse. Somos  afortunados de saber que el calor de un hogar nos espera cada día. Pero en estas fechas, cercanas a la Navidad, es cuando más conciencia tomamos de la cantidad de personas que carecen de techo y cobijo.

En esta entrevista conoceremos a Antonio Torrea, voluntario de la Fundación San Blas, centro de día y consigna para personas sin hogar.

¿Cómo surgió la idea de crear esta fundación y centro de día?

La idea nació del deseo de Ignacio Cendoya, sacerdote de la Parroquia de San Pablo, y Fernando Rodríguez Barrera, coordinador general de la Obra Social de la Parroquia de El Carmen, de encontrar un local para acoger y facilitar una consigna a las personas sin techo.Vieron que en 2012 se hizo un estudio por parte de la Cruz Roja y había muchas personas que dormían en la calle y que iban con sus maletas, sus efectos personales a cargo durante todo el día y entonces surgió la idea de crear la consigna, un pequeño centro de día.

¿Qué condiciones tienen que cumplir las personas para poder acceder a la fundación?

Han tenido que estar primero en el albergue municipal y en el Refugio, que es donde duermen y comen. Cuando ya pasan por esas posibilidades vienen aquí, y se les hace una entrevista para saber su situación. No se trata de darles de comer y de beber, y guardar las cosas, sino de hacer un seguimiento porque tienen una situación personal compleja.

¿Qué papel tiene la fundación?

El objetivo principal es atender a esas personas sin hogar. Aquellas que pueden estar viviendo en la calle o tienen una pensión o un subsidio que no les llega para vivir. Aquí se les ofrece una consigna para poder dejar sus pertenencias y no tener que cargar con ellas todo el día. También es un apoyo alimenticio, se les da un desayuno y una merienda caliente. Y a las personas que duermen en la calle, y más ahora con la ola de frío, se les dan mantas.

¿Cómo os subvencionáis?

Al ser una ONG (Organización no Gubernamental sin ánimo de lucro), la forma de obtener recursos es a base de colaboradores, subvenciones, ayudas de particulares… Por ejemplo, «Martín Martín» y «Frutos secos el Rincón», con una gestión que hice yo como encargado de dirección de empresas, nos dan la repostería que les sobra del día anterior y, con eso en concreto y un poquito más, desayunan. También hay un acuerdo con el Ayuntamiento, y unas monjitas en un centro, aquí en la Calle San Blas, que se llama Cafa y es donde lavan la ropa y se pueden duchar.

¿Crees que la población se implica en causas como esta?

Bueno, en principio en la asociación estamos más de 70 voluntarios y solo hay una persona que cobra, que es la profesional, la educadora social, o sea que sí que se implica. Dedicamos nuestro tiempo libre para aliviar el dolor.

¿Cuánta gente suele acudir?

A lo largo del año pasado, pasaron unas 890 personas distintas. Al día, lo máximo que tuvimos fueron 54 para cenar.

¿La gente que acude, qué edad suele tener?

Tenemos la obligación de acoger solamente a los mayores de edad. En el caso de los MENAS, no podemos atenderlos y lo tenemos que denunciar. Por eso aquí vienen sobre todo personas de mediana edad.

¿Puedes contarnos en qué consiste la campaña “Dona tu manta”?

Es una campaña que se hace todos los años a través de la inmobiliaria «Las Torres». Ellos antes procuraban buscar vivienda a las personas en concreto, pero algunos, al no tener domicilio, necesitaban ayudas más básicas como maletas, mantas, esterillas, sacos… La inmobiliaria «Las Torres», junto a la fundación San Blas, cuando llegan las fechas de otoño prepara esta campaña que dura hasta el próximo mes de febrero, en la que se recogen este tipo de objetos básicos.

¿Qué te llevó a unirte a un voluntariado de este tipo?

Yo ahora estoy jubilado parcial desde hace 2 años, y veía que no me podía plantear tanto tiempo libre con el “yo, yo”. A mí no me llenaba hacer actividades solo para mí, quería hacer mi vida con la gente y busqué la manera de ayudar a personas que necesitasen apoyo. Además de estar como voluntario, en la fundación voy al refugio los miércoles. Como son personas, son vulnerables, sufren y tienen dolor, y yo quiero estar con ellos, ayudarles a intentar conseguir trabajos, sacar citas para la Seguridad Social, el INAEM, etc. y como no tienen medios, yo les ayudo. Me satisface, me siento satisfecho y autorrealizado.

Entradas relacionadas

Comentar


Warning: call_user_func_array() expects parameter 1 to be a valid callback, function 'rit_additional_fields' not found or invalid function name in /var/www/html/wp-includes/class-wp-hook.php on line 288

shares